¿Sabes qué decir en internet?

Con el fin de ofrecerte un mejor servicio, PMFarma utiliza cookies. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas.  Acepto

Celebramos 25 años


Ver por categoría:
Enviar a un amigo
Febrero 2017
¿Sabes qué decir en internet?
Por
Alejandro Gomez. Experto en Branding y Marketing Farmacéutico.

A todos aquellos que ya tienen presencia en internet, les serán muy familiares los conceptos de crear contenido y de usar las redes sociales para moverlo y comunicarse con su comunidad, pues, entre otras muchas cosas, conforman un largo etcétera de aspectos relacionados con el mundo digital que son básicos e imprescindibles para sobrevivir y triunfar en él.


Sin embargo, a menudo me encuentro con calendarios repletos de multitud de ideas que si bien van cargadas de buena fe y mejores intenciones, terminan fracasando estrepitosamente y sin que nadie pueda explicarse por qué. El problema, aquí, viene de base.

Si navegamos un poco en la red, encontraremos infinidad de consejos sobre qué debemos publicar y cómo hacerlo, que incluyen clásicos como “dar los buenos días”, “frases emotivas” que llenarán de alegría nuestra comunidad y con ello, crearan un fuerte vínculo de atracción hacia nosotros, o el consejo estrella, publicar las fotos de todo nuestro equipo en las redes sociales para que nuestros clientes nos conozcan mejor.

El problema, estimado lector, es que el usuario que visita las redes sociales ya tiene todas esas facetas cubiertas por familia, pareja o amigos y, si bien todo ese contenido cargado de felicidad puede arrancarle de buen grado una grata sonrisa, a continuación pasará a buscar aquello por lo que realmente ha entrado en internet. Y ahí, es donde está el problema, el no estar donde el consumidor quiere o necesita que estemos.

Por ese motivo, antes de empezar a publicar por publicar en redes sociales, tenemos que preguntarnos ¿sabemos realmente qué contarle a nuestro usuario? o mejor aún ¿sabemos qué quiere nuestro usuario que le contemos?

Si un usuario está pensando qué hacer este fin de semana de Navidad, de seguro que disfrutará viendo la imagen de un muñeco de nieve feliz, pero a no ser que el muñeco venga acompañado de un plan interesante con el que satisfacer sus deseos, el usuario pasará de largo y seguirá buscando. Así de simple, de cruel y de práctico. En el caso de la oficina de farmacia, esto puede aplicarse a la búsqueda del mejor regalo para estas navidades. Si no se lo ponemos en bandeja, Papá Noel se irá con el trineo a otra parte.

Si queremos tener éxito hoy en día y atrapar al consumidor online, es mucho más relevante para nuestro negocio enfocarnos en qué podemos aportar a nuestros clientes, qué podemos hacer mejor que nadie, añadirle valor y después, comunicarlo adecuadamente, de forma que cuando nos busque, nos encuentre. Y se quede.

Por lo demás, a nadie le amarga un dulce, pero la sociedad actual avanza a gran velocidad y el tiempo es cada vez un bien más escaso, por lo que aquello que carece de utilidad, acaba más pronto que tarde en el olvido. Por si fuera poco, gracias a esa extrema dedicación por parte de la inmensa mayoría de los negocios en internet por producir el mismo tipo de contenido, la mente del usuario se encuentra saturada y por tanto, como mecanismo de defensa su cerebro lo descartará como información inútil.

Si nuestro éxito online depende de destacar y diferenciarnos sobre el resto de nuestros competidores, internet está lleno de buenas intenciones y lágrimas. Mejor evitemos ambos.

Escribe tu comentario
Debes estar unido a PMFARMA para participar. Únete o haz login