Del BigData al BigValue en Salud

PMFarma utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo impedir que sean instaladas.   Configurar
Ver por categoría:
Enviar a un amigo
Marzo 2018
Del BigData al BigValue en Salud
Por
Joan Bonmatí. Healthing. Business Manager.

Ya hace algún tiempo que nos encontramos en la era del BigData. De forma muy resumida, BigData es la tecnología exponencial disruptiva que permite canalizar y analizar un número muy elevado de datos, que provienen de fuentes muy diversas y cambian a gran velocidad.


Existe mucha bibliografía que habla del BigData enfocada sobre todo en términos tecnológicos, pero tenemos que entender que el verdadero valor está en los resultados que seamos capaces de generar gracias a esta tecnología. El objetivo de Big Data, al igual que los sistemas analíticos tradicionales, es convertir los datos en información que agilice el proceso de toma de decisiones.   Precisamente, esos resultados es lo que definimos como BigValue. Necesitamos trasladar el foco hacia el valor científico generado y entender el BigData como la herramienta para crearlo.

Además, cada día observamos nuevos avances tecnológicos que permiten la generación, almacenamiento y computación de información de forma constante, vivimos en un continuo lanzamiento de novedades tecnológicas, cada día aparecen nuevos wearables orientados a la medición de la salud, aplicaciones de monitorización o información de salud, digitalización de las historias clínicas, chatboots médicos, algoritmos de BigData, etc.

Está claro que todo este desarrollo tecnológico se traducirá, si nos circunscribimos en el área de la salud, a que, entre otras cosas, se mejore el diagnóstico, seguimiento de la patología, incremento de la adherencia terapéutica, en definitiva, mejorar el conocimiento de las distintas enfermedades, para llegar a generar programas de prevención a nuevos tratamientos con el objetivo claro de mejorar la salud y la calidad de vida de las personas y la sostenibilidad del sistema de salud.

Sin embargo, la tecnología debe ser el medio, la herramienta para empoderar al paciente. Todos estos nuevos avances tecnológicos sólo tendrán sentido si aportan valor al Paciente y éste, entiende el papel clave que tiene en el ecosistema de la salud, se interesa y decide colaborar invirtiendo su tiempo y sus datos.

Esto supone un cambio real de paradigma donde el Paciente pasa a ser el actor más relevante de la ecuación (Patient Centricity). El Paciente se debe sentir empoderado (Patient Empowerment) para que utilice las herramientas tecnológicas disponibles y relevantes y, de esta manera, afronte su salud con un mayor conocimiento, responsabilidad y mejore el resultado del tratamiento en el caso de estar enfermo, como demuestra el estudio ValCrònic1, entre otros. De esta manera, se genera una multitud de beneficios para los diferentes agentes que participan en el sistema de salud, desde que el paciente incremente su calidad de vida hasta que al mismo tiempo contribuya y siga haciendo viable el modelo de Salud diseñado en la Sociedad del Bienestar.

Sin embargo, los pacientes sólo estarán dispuestos a dar parte de su tiempo y compartir sus datos de salud si les aportamos el valor suficiente y acorde a la importancia que supone para ellos. Sólo si somos capaces de transmitirles beneficios tangibles, podremos utilizar las técnicas de BigData para identificar nuevos elementos que influyen en cada patología, nuevos patrones, nuevos resultados y generar evidencia clínica de la vida real (Real World Evidence).

En la actualidad todos utilizamos un Smartphone en nuestra vida cotidiana. En Healthing, utilizamos este canal de acceso, que permite a los pacientes gestionar su información a través de una App diseñada para cada tipo de patología. Sin embargo, es clave que la App aporte unos beneficios relevantes y tangibles para el paciente, de forma que utilice la aplicación de manera regular, cosa que impactará positivamente en su calidad de vida y su salud en general. En términos digitales se denomina que la APP tenga una Propuesta de Valor clara y relevante para el usuario.

Veamos dos ejemplos de Apps que han definido una Propuesta de Valor relevante para el usuario como son WOOM y COVERFY en España. La APP WOOM te “ayuda a quedarte embarazada conociéndote un poco más y dándote pistas sobre cómo conseguirlo”. Los usuari@s introducen información como la regla en un calendario, actividad sexual y otros registros diarios. Con toda esta información, WOOM es capaz de generar consejos personalizados al usuari@ para potenciar su fertilidad y conocer mejor su cuerpo. Además, gracias a algoritmos de Inteligencia Artificial, el sistema de WOOM aprende con el tiempo y es capaz de identificar las ventanas fértiles del usuari@ con más precisión. De esta manera, cuanta más información incluyas en tu registro diario, más útiles son los consejos.

COVERFY es una APP líder en el sector Insurtech con la que “gestionas todos tus seguros en el móvil y ahorras dinero”. La propuesta de valor de Coverfy está en tener todos tus seguros centralizados en el móvil y evitar papeles y estrés. El usuari@ introduce todas sus pólizas en la APP y el sistema Coverfy analiza tus coberturas, propone mejoras y propuestas personalizadas y te avisa cuando finalizan los contratos. De esta manera, evita duplicidad de coberturas o te propone ahorros en pólizas gracias al mayor volumen de negociación. Además, Coverfy pone a tu servicio un asesor profesional gratis porque ha detectado que en estos temas es clave la atención personalizada.

En los dos casos, las aplicaciones WOOM y COVERFY, ofrecen una propuesta de valor clara y relevante para el usuari@ con beneficios tangibles que hacen que el consumidor se descargue la aplicación y la use de forma continua y, por lo tanto, podamos disponer de sus datos de forma regular.

Si volvemos al área de salud y más concretamente en aquellas personas que sufren alguna enfermedad crónica, aparecen dos beneficios muy relevantes de una APP para este tipo de pacientes, que son, en primer lugar, la generación de una Comunidad. Este tipo de plataformas, permite un elemento tan importante para el paciente como es no sentirse solo, sentirse parte del grupo, poder comentar dudas con personas que estén sufriendo la misma enfermedad, luchar conjuntamente, apoyarse, compartir sentimientos … Y, de la misma forma, es clave poder estar en contacto con tu especialista, o profesional sanitario mediante la APP. En este sentido, necesitamos la implicación de los profesionales sanitarios para aportar valor al Paciente y empoderarlo. Hay muchas experiencias exitosas de digitalización de la consulta o de la resolución de preguntas/dudas de manera digital y que mejoran de forma significativa la relación y comunicación médico-paciente que revertirá de forma positiva en el pronóstico futuro de cualquier patología.

Otro punto clave para aportar valor a todo el proceso es proporcionar seguridad al paciente y a la sociedad sobre Quién tendrá los datos, qué Valores tiene la compañía que los maneja y con qué Fin serán utilizados. Desde Healthing tenemos claro que estos datos se deben utilizar para la Investigación Clínica y para mejorar la calidad de vida de los pacientes. Por esta razón, la involucración de los profesionales sanitarios vuelve a ser clave, desde su vertiente más investigadora. Sobre todo, cabe destacar el rol de las Sociedades Científicas que creemos deben estar involucradas este nuevo modelo de investigación de la mano de los laboratorios farmacéuticos para poder llegar a desarrollar nuevos tratamientos según los hallazgos de la investigación.

Estamos intentando aportar valor a toda la cadena involucrando a los agentes clave y nos tenemos que asegurar que en este proceso el paciente se va a sentir seguro de manera que los datos serán tratados con total confidencialidad, siguiendo el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) y los nuevos protocolos en materia de BigData. Además, hemos de confirmar y comunicar que el paciente tendrá la Libertad de modificar sus datos y dejar de participar en la investigación en cualquier momento.

Si conseguimos aportar este valor a los pacientes, nos permitirá disponer de un gran Volumen de datos de pacientes, con alta Variabilidad proveniente de muchos formatos distintos y que cambian a gran Velocidad y, por lo tanto, podremos aplicar técnicas y algoritmos de BigData. De esta manera, generaremos nuevos resultados, nuevos patrones de comportamiento de la patología, nuevas Evidencias de la vida real de los pacientes (RWE)… generaremos VALOR científico. De alguna manera, podemos afirmar que el Valor Científico se correlaciona directamente con el valor que hayamos podido generar durante todo el proceso. Por eso hablamos de BigValue (ver gráfico).

BigData es la tecnología, disruptiva y exponencial, pero es solo el medio. De la misma manera que la Estadística es una técnica muy relevante, pero es solo el medio para producir resultados. Si lo que queremos son resultados, debemos trabajar en BigValue.

Si bien, Patrick Paul Gelsinger dijo “Los datos son la nueva ciencia. El Big Data son las respuestas”, nosotros pensamos que las respuestas son el BigValue, y el Bigdata el método científico.

Referencias
1
Evaluación de la satisfacción de los pacientes crónicos con los dispositivos de telemedicina y con el resultados de la atención recibida. Programa ValCrònic. Atención Primaria. 2014; 46(Supl 3): 16-23

Escribe tu comentario
Debes estar unido a PMFARMA para participar. Únete o haz login