Menarini, tecnología y entorno digital de serie

PMFarma utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo impedir que sean instaladas.   Configurar
Ver por categoría:
Enviar a un amigo
Abril 2018
Menarini, tecnología y entorno digital de serie
Por
Mònica Moro. Responsable de Comunicación Institucional y e-Business. Grupo Menarini España.

Menarini no ha vivido una transformación digital porque no le ha hecho falta “transformarse”. El espíritu innovador está íntimamente ligado a la vocación de esta farmacéutica, por lo que la inmersión en el uso de las nuevas tecnologías no pudo ser más natural.


Para Menarini, desarrollar su trabajo en el entorno de la e-health no ha supuesto un proceso traumático porque, desde un primer momento, los responsables de la compañía vieron en las nuevas tecnologías las herramientas perfectas para acompañar al crecimiento de la empresa.

Desde principios de los años 90, la compañía ha desarrollado su área de medicina telemática, como punto de partida de la estrecha vinculación con la e-health que se ha ido forjando con el paso de los años. A día de hoy, prácticamente ningún proyecto de Menarini se diseña sin tener en cuenta de qué manera puede vincularse al uso de la tecnología. Y se busca cómo usar cada una de las nuevas herramientas que aparecen en el mercado para adaptar los mensajes de forma que contribuyan a lograr sus objetivos usando el lenguaje de sus públicos.

Un ejemplo de esta filosofía son Disfruta+,TriviFarma y TriviGota. Ya no por ser apps, que es algo que se ha ido haciendo habitual en el sector, sino por el hecho de haber apostado por la gamificación como método para concienciar e informar a profesionales y pacientes. En ese sentido, el espíritu innovador de Menarini rompe con los prejuicios que se vinculan, de forma casi inconsciente, con la salud. Y como no se trata de innovar por innovar, sino que todo se piensa con la mayor perspectiva, lo que para los pacientes es un juego divulgativo, para los profesionales sanitarios es una herramienta terapéutica muy útil.

Para llegar a esa conclusión y ser capaces de plantearse una herramienta que rompa moldes como los juegos de salud, hay que haber hecho un recorrido, con la mente muy abierta, por la salud digital. No es solo una cuestión de filosofía: es, sobre todo, una cuestión de hechos.  Y el primer hecho de esta historia es que la compañía fue pionera en su presencia en internet. Menarini cuenta con una página web desde 1996, una época en la que los pocos ordenadores con internet de acceso público estaban en universidades e instituciones.

Con ese espíritu innovador, Menarini se planteó que, en un mundo digital, la relación paciente-salud iba a cambiar. Había que buscar una orientación participativa de la salud.  Asumir que el paciente ya no es un sujeto pasivo en su tratamiento; es el centro de la construcción de la salud digital.

Menarini lo ha tenido claro desde el principio y por eso ha apostado por iniciativas como el Foro conTIC que se celebró en 2015 y que reunió a medio centenar de expertos sanitarios españoles con los que se gestó un documento, el informe conTIC, que, entre otras cosas, introdujo en el vocabulario sanitario el concepto de “paciente emergente”.

El informe y el trabajo que se hizo alrededor de él fueron pioneros en poner sobre la mesa la necesidad de crear un marco para integrar las tecnologías de la información en el día a día sanitario. De poco hubiera servido ese trabajo si la propia compañía no hubiera asumido el liderazgo, poniendo en marcha de forma periódica nuevas iniciativas para integrar tecnología y salud.

No es una cuestión de oportunismo, sino una convicción táctica. De ahí Menarini Conectad@, una estrategia  que ha generado cuatro áreas principales de trabajo, que incluyen las apps de salud,  las webs –la corporativa y la dedicada a la actividad de RSC, menariniresponsable.org-, la presencia en redes sociales y el proyecto de aislamiento digital, los conocidos como #Sherpas20.

Todas estas iniciativas evolucionan con los tiempos. Cuando la tecnología 1.0 ya daba las primeras muestras de agotarse, Menarini orientó sus esfuerzos a la salud 2.0.  Las redes sociales iban acogiendo cada vez a más y más profesionales sanitarios que generaban grandes cantidades de información que serían de gran utilidad para los pacientes. Pero el ritmo de acceso de la población a estas herramientas no era, ni de lejos, el mismo.  De ahí que la siguiente iniciativa que activó la farmacéutica fuera Juntos contra el aislamiento digital, conocido también como Sherpas 2.0, en el que profesionales que abordan el trabajo en salud desde diversos entornos (comunicación, medicina, sociedades médicas, pacientes, enfermería,…) y que son muy activos en medios sociales se comprometen a promover el uso de los elementos digitales para reducir la brecha digital en salud.

La actividad de los Sherpas 2.0 se pone en común en las Desconferencias, de las que ya se han celebrado dos ediciones. En ellas, además de intercambiar experiencias, los participantes trabajan por equipos para generar proyectos que contribuyan a salvar la brecha digital y facilitar el acceso universal a la información y los recursos tecnológicos vinculados con la salud. Mensualmente, los sherpas reciben una newsletter, la Cordada Sherpa, que permite que, uno por uno, cuenten sus experiencias con las nuevas tecnologías,  animan al intercambio de conocimiento y consolidan una comunidad que está liderando una forma nueva de acercar la tecnología a todos los participantes de la vida sanitaria.

Todo este trabajo ha tenido su recompensa.  En forma de premios, como el premio a TriviFarma como Mejor juego de salud recibido en 2014 en el marco del I Congreso Nacional de Juegos de Salud,  el premio Mejores Iniciativas 2011 y el Mejores Ideas 2011 de dos publicaciones sanitarias por el proyecto Salud2.0: nuevas herramientas aplicadas a la salud, o el recibido de parte de la Sociedad Española de Informática Médica (SEIS) al mejor trabajo realizado para la difusión de las aplicaciones de la Informática de la Salud, en 2005. También, en 2017, la app TriviGota fue finalista de los premios Go Health de innovación en el sector sanitario. Pero Menarini también ha recibido otro tipo de reconocimiento, quizás más preciado aún: el de los cientos de personas que han aprendido a utilizar la tecnología para mejorar su salud, su formación o para tener acceso a estudios  e investigaciones a las que, en otros tiempos, hubiera sido complicado acceder. 

Comentarios

Agustín Granado Collado hace 225 dias y 1 horas
Delegado Comercial
Excelente planteamiento, muchas gracias por compartirlo y enhorabuena. Un saludo
Escribe tu comentario
Debes estar unido a PMFARMA para participar. Únete o haz login