Los tratamientos de pérdida de peso, un subsector del Consumer Healthcare aún por categorizar y con amplias posibilidades de crecimiento

PMFarma utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo impedir que sean instaladas.   Configurar
Ver por categoría:
Enviar a un amigo
Abril 2018
Los tratamientos de pérdida de peso, un subsector del Consumer Healthcare aún por categorizar y con amplias posibilidades de crecimiento
Por
Dr. Joan Fondevila. CEO. PronoKal Group.

Querer categorizar los tratamientos de pérdida de peso disponibles hoy en día supone un reto para el sector del Consumer Healthcare. Y es que cada vez más se apuesta por metodologías multidisciplinares que ofrecen al paciente un abordaje completo de su problemática a través de una modificación de hábitos de vida, que incluye suplementación alimentaria, pautas nutricionales y de actividad física, acompañamiento emocional y seguimiento médico.


Este enfoque multidisciplinar los hace aptos para diferentes categorías preestablecidas por el Consumer Healthcare y a la vez ninguna los representa lo suficiente, pues no son solo suplementos para una dieta, un tratamiento estético o un accesorio para la salud, especialmente teniendo en cuenta, cómo el exceso de peso es ya hoy un problema de salud pública en España.

Tomando como referencia la información de estadísticas nacionales de la población ofrecidas por la OMS, podemos cuantificar el mercado potencial de la pérdida de peso en España en torno a los 2.100 millones de €. Estas cifras podrían considerarse muy atractivas para las compañías de salud, pero la falta de eficacia y de seguridad de la mayoría de tratamientos ofrecidos deja todavía una asignatura pendiente en este campo. Sin embargo, y al mismo tiempo, la evidencia científica está haciendo que determinadas soluciones empiecen a despuntar, tanto para el paciente, como para la comunidad médica.

Algunas cifras de peso
Aunque es una problemática ya planteada desde hace años, las alarmantes cifras de exceso de peso no dejan de crecer. Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) revelan que, en 2016, 1.900 millones de personas adultas padecían sobrepeso y otros 650 millones, obesidad, lo que supone el 39% y el 13% de la población adulta, respectivamente. Ciertamente podemos hablar de una situación de epidemia global, condicionada por el sedentarismo y el aumento de los alimentos calóricos, tan presentes en el mundo moderno.

La OMS ha dictaminado que el sobrepeso y la obesidad son enfermedades crónicas, estrechamente relacionadas con el incremento de padecer enfermedades cardiovasculares (principal causa de muertes en 2012), diabetes, trastornos del aparato locomotor y la posibilidad de padecer más de 8 tipos de cáncer. Y su definición es también muy clara: el sobrepeso y la obesidad son un estado patológico que se caracteriza por un exceso o una acumulación excesiva y general de grasa en el cuerpo.

Pero, y en España, ¿cómo nos afecta? Según un estudio realizado por investigadores de Imperial College de Londres en colaboración con la OMS, hemos pasado a formar parte de los países con mayor grado de obesidad en adultos, siendo el segundo país de Europa con más casos de sobrepeso y obesidad, sólo por detrás de Reino Unido. El último Estudio Nutricional de la Población Española (ENPE) mostraba que el 39,3% de los españoles padecía sobrepeso y el 21,6%, obesidad, es decir, más de la mitad de la población española tiene un exceso de peso.

Multitud de tratamientos de pérdida de peso, pero pocos que ofrezcan garantías
Si nos adentramos en el área de los tratamientos y soluciones, tradicionalmente, se ha intentado atajar esta problemática a través de dietas hipocalóricas, es decir, reduciendo la cantidad de calorías y nutrientes. Sin embargo, y aunque esta solución pueda ser válida y segura en determinados casos, las cifras de exceso de peso no dejan de crecer año tras año, lo que deja en entredicho su efectividad como tratamiento para el sobrepeso y la obesidad y lo que plantea nuevos cuestionamientos a la comunidad científica, y especialmente a los médicos y profesionales de la salud que tratan esta enfermedad. En este sentido, se estima que, en las dietas hipocalóricas, del total del peso perdido, un 25% representa masa magra o músculo, lo que favorece la recuperación del peso una vez acabada la dieta.

Ante este panorama, ¿qué podemos hacer? En la última década, el mercado español de las dietas cetogénicas, desarrolladas con productos proteinados comerciales específicos, ha experimentado un crecimiento notable y, varios estudios científicos, han probado su eficacia y seguridad para tratar esta problemática, a pesar de todas las creencias y mitos que todavía envuelven a este tipo de dieta.

La dieta cetogénica es una dieta con un aporte de proteínas adecuado y baja en hidratos de carbono y en grasa, lo que hace que el cuerpo deba recurrir a las reservas de grasa acumuladas como combustible. A este proceso se le llama cetosis, ya que el cuerpo produce cuerpos cetónicos que se emplean como principal fuente de energía y que, además, producen un efecto psico-estimulante que genera sensación de bienestar y vitalidad. Se trata de una situación metabólica que el cuerpo humano lleva a cabo de forma totalmente natural.

A lo largo de la historia, la dieta cetogénica también se ha utilizado para tratar otro tipo de enfermedades, como la epilepsia, la diabetes o el cáncer, y actualmente se está investigando su aplicación para la mejora del rendimiento escolar y en el campo de las adicciones.

En España, su utilización como tratamiento para el sobrepeso y la obesidad se inició en el año 2004, de la mano de la compañía de salud PronoKal Group y de su Método PronoKal, convirtiéndose ambos en pioneros en este ámbito. Desde entonces, y fruto de la investigación científica desarrollada por la compañía, que se suma a numerosos trabajos ya publicados, como los del Dr. Blackburn, cada vez es más numerosa la evidencia que respalda la eficacia y la seguridad de la dieta cetogénica para tratar el exceso de peso frente a otras dietas, como la hipocalórica convencional. Eso sí, la dieta cetogénica siempre debe ir de la mano de un médico especializado, de apoyo multidisciplinar y de un cambio real de hábitos, ya que sin esto, no se logrará el éxito a largo plazo.

El estudio ProKal 24 meses, publicado en la revista Endocrine, demostró que una dieta cetogénica normoproteica y baja en grasas era más efectiva a corto y largo plazo, mejorando los parámetros de salud del paciente obeso desde el inicio del tratamiento. De hecho, el estudio reveló que a los dos meses de empezar con la dieta cetogénica, el paciente ya salía del rango de obesidad (IMC <30), mientras que con la dieta hipocalórica no se consiguió en ningún momento de la duración del estudio.

Este hecho se debe a que, además de perder peso tres veces más rápido que con la hipocalórica (-12,5 kg vs. -5,2 kg a los dos meses), en las dietas cetogénicas se logra reducir tres veces más la grasa visceral, aquella grasa localizada en la barriga y que está ligada con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares (-666 g vs. -200 g). Asimismo, la pérdida de peso se considera de “calidad” en cuanto se hace a expensas de la grasa y se mantiene la masa muscular.

El estudio CetoPnK, publicado en The Journal of Clinical Metabolism and Endocrinology, reveló que, de los 20 kilos de media perdidos en 4 meses por los pacientes en estudio, 18,2 kg eran de masa grasa.

Datos como éstos muestran el potencial del sector de los tratamientos de pérdida de peso, aunque también la falta de rigurosidad presente en el mismo, pues son pocas las compañías que pueden ofrecer hoy una eficacia, seguridad y calidad de sus tratamientos demostradas científicamente y un abordaje multidisciplinar. Y, aunque todavía queda mucho terreno que cultivar y trabajar, la evidencia científica parece vislumbrar una vía de actuación definitiva para encontrar la solución a la problemática del sobrepeso y la obesidad.

Escribe tu comentario
Debes estar unido a PMFARMA para participar. Únete o haz login