Las nuevas tecnologías se adentran en nuestras vidas para facilitar el día a día, tanto en el ámbito personal como en el laboral

PMFarma utiliza cookies propias y de terceros para recopilar informacion con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo impedir que sean instaladas.   Configurar
Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Abril 2019
Las nuevas tecnologías se adentran en nuestras vidas para facilitar el día a día, tanto en el ámbito personal como en el laboral
Por
Nuño Azcona. Director General. B+SAFE.

Un ejemplo de ello son los nuevos equipos y aplicaciones que ayudan al bienestar de la salud. El estado del corazón es un factor muy importante dentro y fuera de nuestra rutina diaria, cuidarlo y saber cómo reaccionar ante cualquier emergencia es fundamental.


Por ejemplo, nos encontramos pulseras de medición de pulsaciones, dispositivos wearables, reconocimientos médicos integrados o aplicaciones informativas con diferentes aspectos médicos.

Ariadna es un ejemplo de aplicación móvil colaborativa. Creada por la Fundación Española del Corazón, la Sociedad Española de Cardiología y Cruz Roja ayuda a los usuarios a encontrar el desfibrilador más cercano en caso de emergencia donde el tiempo de racción es vital. En dicha App se da la oportunidad de registrar desde el móvil los equipos que el ciudadano encuentre o tenga constancia, a la vez que conecta a sanitarios y personal con titulación en RCP en caso de urgencia cardíaca.

Actualmente, por fin se está incrementando la tendencia en instalación de desfibriladores de uso extra hospitalario. Los podemos ver en lugares públicos y privados con afluencia de personas como medida de respuesta ante paradas cardiacas, que son la principal causa de mortalidad en nuestro país y en el mundo desarrollado.

Para frenar las cifras de muertes por paro cardíaco, algunas Comunidades Autónomas ya obligan a su instalación en ciertos lugares como estaciones, hoteles, centros deportivos, edificios públicos, empresas o colegios. Además, las últimas normativas exigen la conexión de los desfibriladores con el 112/061 en la asistencia a la parada cardíaca, ya que la rapidez de la actuación determina la vida de la víctima.

Cuando nos encontramos ante esta situación es muy importante reaccionar de manera inmediata. En caso de emergencia cardíaca, disponemos como máximo de 5 minutos para actuar ¡por cada uno que pasa disminuyen en un 10% las posibilidades de supervivencia! Si realizamos la RCP y aplicamos el desfibrilador en los primeros minutos, esas posibilidades de supervivencia aumentan de forma exponencial.

En esta situación, el desfibrilador es clave, ya que solo una descarga puede corregir o reanimar el ritmo del y devolverlo a la normalidad.

Los mayores avances, se sitúan en los servicios complementarios al desfibrilador, y en este apartado cabe destacar el desfibrilador DOC (Desfibrilador Operacional Conectado), que es la solución más innovadora del mercado, ofreciendo al usuario un sistema de telecontro, tele-asistencia y geolocalización 24 horas, que aporta ayuda inmediata por parte de un especialista en emergencias.

La tele-asistencia guía al usuario tras coger el equipo para atender a la víctima, activándose el protocolo de emergencias con el 112/061 y proporciona las coordenadas de geolocalización de la víctima.

Son equipos conectados las 24 horas, que garantizan su óptimo funcionamiento y que incluyen en el servicio tanto la formación RCP/SVB homologada y uso del DESA como el mantenimiento completo del equipo, añadiendo al telecontrol visitas in situ tanto proactivas como reactivas.

Una tecnología integrada dentro del propio desfibrilador para facilitar y ayudar a la asistencia de la parada cardiaca, que en 2018 salvó la vida de al menos una docena de personas.

Que el número de vida salvadas siga creciendo depende en gran medida de las nuevas tecnologías y servicios anexos, pero principalmente a nuestra sensibilización, divulgación y concienciación. Necesitamos ser conscientes de la importancia de dicha tecnología y sus beneficios para la salud, que cada vez están más al alcance de todos, siempre y cuando demos un paso adelante en su aprendizaje y uso.