La trasformación digital ya no es una opción. Es una obligación

PMFarma utiliza cookies propias y de terceros para recopilar informacion con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo impedir que sean instaladas.   Configurar
Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Mayo 2019
La trasformación digital ya no es una opción. Es una obligación
Por
Albert Gallart. Director General. Grupo Pulso.

La tecnología: única vía para afrontar el envejecimiento de la población y la falta de recursos del sistema.


La transformación digital es la vía para conseguir dibujar un futuro sostenible para un sistema sanitario que muy a pesar de los grandes esfuerzos de todos sus profesionales, está evocado al colapso. La aplicación de la tecnología a productos y servicios sanitarios es la única vía para conseguir superar el déficit de recursos para hacer frente al envejecimiento de la población y a la escalabilidad que necesita el sistema. Ya ha pasado el tiempo de plantearse si apostar o no por la digitalización en el sector health.  En la actualidad, cada uno de nuestros padres, hijos, hermanas, vecinos… y cada uno de los stakeholders del sistema sanitario merece que les brindemos un futuro mejor porque tenemos las armas para conseguirlo.

Y somos tan categóricos porque vivimos de primera mano el impacto directo que tiene la transformación digital en el sistema y en las personas que lo necesitan. Podríamos teorizar y explicar los grandes ejes de la transformación, pero lo mejor es verlo con casos prácticos para entender lo que podemos conseguir si todos apostamos per la transformación digital.

Por ejemplo, ¿se imaginan que los pacientes con trastorno bipolar no tuvieran que ir al médico tan a menudo para controlares? ¿Se imaginan que su médico pudiese ser alertado cuando hay una tendencia del paciente a sufrir una recaída o brote? ¿Se imaginan el impacto en la calidad de vida de los pacientes y de la ayuda a la descongestión de las listas de espera que esto supondría?

Pues esto no solo es posible, sino que recientemente lo hemos probado en tres centros sanitarios de Europa: MoodRecord1 es una aplicación que permite, a través del seguimiento del paciente vía smartphone, la detección de estados emocionales con reconocimiento facial fruto del análisis facial del video-diario del paciente, el análisis de actividad física, el sueño, la reacción a jugar en determinados juegos dentro de la APP. Con todas estas variables, hemos creado algoritmos capaces de identificar y mandar alertas de forma automática a los médicos de dichos pacientes si los patrones de comportamiento indican que hay una tendencia a sufrir un brote. Si no hay cambios, el paciente se ahorra la visita y sentirse tutelado en exceso, mientras que el profesional libera su lista de espera. ¿Y si a esta capa le añadimos la creación de redes virtuales entre pacientes expertos y pacientes debutantes? Cualquier paciente crónico se podría beneficiar.

Otro ejemplo es SIDEAL2, una app con la que ya en 2016 se demostró que es una herramienta útil, fiable, efectiva y eficiente como complemento al tratamiento de personas con dependencia del alcohol3. En esta ocasión el hecho de tener trazabilidad de la toma de medicación y consumo alcohólico, permite dar feedback al paciente de la correlación de ambas acciones y promueve una mayor adherencia al tratamiento.

Hay quien nos ha dicho que tanto SIDEAL como MoodRecord darían para un capítulo de Black Mirror. La realidad es que estamos entregando nuestros datos, nuestras imágenes, nuestras relaciones, etc. a empresas de alcance global para que nos puedan conocer más y mejor ¿con qué fin? ¡Algo tendremos que hacer con nuestras datos y fuentes de información clínicas si esto nos puede ayudar a salvar o mejorar vidas!

En esta línea, un tercer ejemplo: ¿Se imaginan que fuéramos capaces de analizar cualquier contenido médico segmentando el lenguaje natural en las diferentes piezas de contenido: hallazgo, zona, diagnóstico, tratamiento…?

Esto ya es una realidad a través de una tecnología que lee contenido médico e identifica los patrones facilitando, a la vez, que los profesionales puedan tener la información de manera fácil y amigable. ¿Cuál debería de ser el objetivo: que nosotros hablemos el idioma de la tecnología con sus campos y sus estructuras cuadradas/binarias… o que la tecnología hable nuestro idioma?

Nosotros lo tenemos claro. La transformación digital debe de apoyarse en la tecnología sin perder de vista la usabilidad si se quiere conseguir un mayor y mejor impacto.

Un cuarto y último ejemplo: ¿Se imaginan que la sanidad midiera no sólo la cantidad de tratamientos administrados sino la calidad de los mismos? ¿Y que lo tradujera en indicadores de calidad y eficiencia para evaluar cada paso por los resultados reales conseguidos en pacientes?

También es posible. Hemos desarrollado diferentes capas de servicio que permiten la generación y medición de indicadores para evaluar el impacto sanitario de un determinado tratamiento o producto administrado. Eso significa pagar a los proveedores del sistema sanitario por la calidad y priorizar la eficiencia en sus productos.

¿Cómo los estamos consiguiendo? Sin lugar a dudas pasa por la confianza y el esfuerzo de nuestros partners y clientes, pero ante todo en la voluntad de aunar esfuerzos entre sistema sanitario y los departamentos de marketing, market access y medical de los laboratorios farmacéuticos. Debemos empatizar con la necesidad del cliente, convencidos de que compartimos un objetivo común: mejorar el sistema sanitario para dar una mejor atención a las personas que lo precisan.

Después de una toma de requerimientos rigurosa, identificar y entender el problema es básico para dibujar la solución. Ahí es donde entra en juego la tecnología. Nuestra respuesta siempre puede estar basada en la eficiencia gracias a la aplicación de la transformación digital en la resolución de los problemas planteados.

Y así, caso a caso, problema a problema, juntos vamos avanzando en la transformación digital de una manera natural. Confiar en un partner especializado que conozca y aplique la tecnología en la resolución de necesidades del sector sanitario y compartir el know-how de las dos partes genera un think-tank potente que consigue soluciones más eficientes, menos costosas y con un más alto impacto en las personas destinatarias de la solución.

Dejemos de imaginar cómo podríamos superar el abismo al cual parece evocado el sistema sanitario, porque la transformación digital ya tiene respuestas. Dejemos de imaginar y pongámonos a trabajar. La transformación digital ha llegado para crear un futuro mejor para el sistema sanitario y para las personas que lo requieren.

1 https://itunes.apple.com/es/app/mood-record/id1245630247?mt=8 visitado por última vez el 01/02/2019
2
https://itunes.apple.com/es/app/sideal/id976549779?mt=8 visitado por última vez el 01/02/2019
3 Barrio, Pablo, et al. 'Development, validation, and implementation of an innovative mobile app for alcohol dependence management: protocol for the SIDEAL trial.' JMIR research protocols 5.1 (2016).