Formación médica continua

PMFarma utiliza cookies propias y de terceros para recopilar informacion con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo impedir que sean instaladas.   Configurar
Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Octubre 2019
Formación médica continua
Por
Jörg Klumbis. CFO y partner. AIO Health Pro SL.

Papel fundamental del laboratorio en la formación continua del profesional médico y posterior satisfacción del paciente.


Ofrecer el mejor diagnóstico, el tratamiento óptimo y/o un seguimiento adecuado a los pacientes, es el objetivo de cualquier profesional sanitario. Estar al día de los avances científicos, estudios, nuevos medicamentos o tratamientos, o incluso nuevos formatos, requiere formación continua. Los profesionales sanitarios se ven obligados por una normativa europea, a realizar formación continuamente para mantener y mejorar sus competencias profesionales y conocimientos en un campo donde el conocimiento está creciendo exponencialmente.

Sin embargo, el día a día, la presión asistencial en muchos centros de salud y la rapidez con la que llegan las novedades y con ellas la necesidad de estar al día, hacen difícil mantener un nivel de formación actualizado. Durante el 2018, según los datos publicados por la Red de Colegios Formadores, menos de la mitad de los médicos en activo, solo el 41,6% realizó actividades de formación continua.

Y en este escenario, los laboratorios farmacéuticos tienen un papel relevante en la formación continua de médicos y profesionales sanitarios

¿Cómo se puede fomentar la formación profesional?
La respuesta a esta pregunta es sencilla, facilitando el acceso a la formación a médicos y profesionales sanitarios, así como flexibilizando e innovando en formatos y canales de aprendizaje.

De los 1.068 cursos realizados por los Colegios médicos en 2018, tan solo 68 fueron online, 935 se realizaron de forma presencial y los 65 restantes fueron una combinación de ambos formatos.

Qué la preferencia de formato sea presencial, teniendo en  cuenta la dificultad que tienen médicos y profesionales sanitarios en encontrar tiempo, más la limitación geográfica en muchos casos, y  el cansancio que acumulan por la presión asistencial a la que están sometidos, muestra el gran interés y necesidad de formación que tienen todos.

La oferta formativa y la solución pasa por incrementar la oferta formativa online de calidad. Cuando hablamos de formación online, nos referimos a formaciones remotas, ya sean en directo a través de vídeollamada, o bien por medio de una plataforma en la que estén publicados diferentes cursos, a los que acceder cuando mejor convenga a cada usuario.

Actualmente ya existe una oferta considerable de cursos científicos online. Para conseguir mayor matriculación en este formato hay que normalizar que la formación online mantiene la misma calidad y capacidad de enseñar y aprendizaje que la formación presencial. Falta pues, un cambio de actitud por parte del usuario y entender las diferentes posibilidades que los formatos online ofrecen en cuanto a adaptación de horarios, lugar donde recibir la formación, dispositivos a través de la que está disponible, etc.

Credibilidad de los cursos de formación científica
En la última década las metodologías de aprendizaje han revolucionado el sector de la enseñanza. Ahora los materiales didácticos, los documentos científicos, etc. se encuentran en formato digital, incluso una carrera universitaria se puede realizar de forma remota. La información está disponible para cualquier usuario que tenga derecho o acceso al contenido, y con la opción de visualizarlos en el momento que precisen.

Sin embargo, no todos los cursos online tienen la misma calidad, hay que ser críticos y evaluar bien las distintas opciones que se nos ofrece en entornos digitales. Siempre hay que buscar quien ofrece el curso, qué avales tiene y como se ha desarrollado antes de embarcarse en una formación.

Son validos cursos de formación continuada a través de empresas o entidades que se hayan sometido a una evaluación por parte la Comisión de Formación Continuada (CFC) del Sistema Nacional de Salud (Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad). Este organismo se encarga de otorgar un determinado número de créditos a aquellos cursos que hayan superado una evaluación. Desde una visión más holística del profesional sanitario, la formación continuada no se debería limitar a trasmitir conocimientos científicos. Por las diferentes actividades fuera de su rutina diaria, la oferta requiere ampliación a temas como, aprender a realizar presentaciones con herramientas informáticas, saber cómo presentar un trabajo para una publicación, cómo desarrollar un ensayo clínico, cómo presentar y hacer un póster, hablar en público, moverse por las redes sociales, cursos de inglés específico, etc. Por otro lado, algunos profesionales sanitarios son al mismo tiempo empresarios, esto implica necesidades de conocimientos de gestión y administración. Tampoco hay que olvidar la exposición a la constante presión asistencial por visitas y tareas continuas. Aquí, formaciones en técnicas de superación del estrés pueden ser beneficiosas, por ejemplo cursos de mindfulness, y tendrían que formar parte de la oferta de formación continua.

Papel fundamental del laboratorio farmacéutico
Los planes de formación continuada ofrecidos por la sanidad pública para que los profesionales sanitarios actualicen sus conocimientos son actualmente limitados. Las farmacéuticas cubren gran parte de este gap para el médico que sino tendría que pagársela de su propio bolsillo.

Según la publicación individualizada por parte de la industria farmacéutica española de sus transferencias de valor en 2017 para la formación continuada de los profesionales sanitarios, las compañías han destinado unos 115 millones de euros a la formación de profesionales sanitarios. Es una cantidad ligeramente superior a la de 2016 (112 millones). Adicionalmente, los laboratorios invirtieron unos 90.5 millones en actividades formuladas por organizaciones sanitarias, que significaba un 11,5 por ciento más que en el año anterior.

No hay duda de la necesidad de colaboración entre la industria farmacéutica, el sistema sanitario y las organizaciones y profesionales sanitarios. Es crucial para la I+D de nuevos fármacos, para la formación continuada de los profesionales y para la calidad de la prestación sanitaria, y por lo tanto para los pacientes”, señala Jesús Acebillo, presidente de Farmaindustria en una entrevista en CincoDías el paso 28 de junio de 2018. “La apuesta por la transparencia nos ayuda dar a conocer esta valiosa colaboración y nos presenta ante la sociedad como un sector moderno, abierto y consecuente, que no será perfecto, pero que tiene la voluntad clara de hacer las cosas mejor”, añade.

El gran favorecido de un profesional sanitario bien formado y actualizado es el paciente dado que le da la confianza de recepción del mejor diagnóstico y tratamiento posible. El profesional no puede estar expuesto por falta de posibilidad o recursos de ponerse al día a un paciente cada vez más informado. Entre todos los actores del sector salud es necesario asegurar la formación continuada de los 'guardianes' de un factor sustancial de nuestra calidad de vida. 

En AIO Health Pro favorecemos y garantizamos que los principales actores del actual escenario de la salud (médicos, farmacias, pacientes, instituciones médicas) dispongan de más opciones para comunicarse entre sí y con la industria farmacéutica. Ofrecemos soluciones omnicanal tanto formativas, comerciales como de marketing a laboratorios farmacéuticos, para potenciar la recomendación, prescripción de médicos, farmacéuticos y otros profesionales sanitarios, y el sell out en farmacias. A través de nuestras plataformas podemos divulgar entre muchos contenidos de vídeo y audio, también cursos de formación continua.