Selecciona tu receta de RRHH

PMFarma utiliza cookies propias y de terceros para recopilar informacion con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo impedir que sean instaladas.   Configurar
Ver por categoría:
Enviar a un amigo

Diciembre 2019
Selecciona tu receta de RRHH
Por
Fernando Montaño Garrido. Director de Desarrollo de Personas. Cyndea Pharma.

Para tener éxito con tu estrategia de Recursos Humanos, elige bien los valores que quieres incluir en tu receta.


Quien no ha escuchado a algún colega del sector decir que es difícil encontrar un determinado perfil de profesional, o que no hay candidatos con la formación y experiencia necesarias para realizar un proceso de selección.

¿De verdad no hay personas dispuestas a formar parte de tu proyecto o compañía? En nuestro día a día vemos muchas personas con ganas de crecer, mejorar y formar parte de un gran equipo. ¿Dónde está el problema entonces?

Tendemos a buscar lo que conocemos y nos es familiar (sesgo cognitivo) de ahí que en ocasiones nos fijemos en buscar en las personas características que conocemos y “nos gustan”, en vez de estar abiertos y dar oportunidades para descubrir otras nuevas. Como ejemplo, lo que sucede después de realizar una búsqueda infructuosa de la persona ideal para un determinado puesto, y se apuesta por una persona con potencial y buenas competencias, pero no necesariamente las mismas que se estaban buscando “idealmente”. En el entorno adecuado esa persona, pasado un tiempo, termina desarrollando las competencias que se buscaban de manera más que satisfactoria. La realidad impone que cada persona es diferente, ¿por qué entonces buscamos “copias” cuando debemos cubrir una posición o aumentar un equipo? o ¿por qué busco ese puesto de trabajo igual que el que tenía y ahora no lo encuentro?

Pienso que la clave está en integrar los valores de la compañía en la estrategia. Por ejemplo, diversidad en el entorno adecuado, compromiso y confianza en las personas:

1. Diversidad.
2. Compromiso.
3. Confianza en las personas.

Dependiendo de estas variables estaremos ante situaciones diferentes. Así, todo puede parecer más fácil en una gran capital que en una provincia, pero aunque en una a priori haya más recursos disponibles que en la otra, en los dos entornos surgen dificultades.

En los próximos años España ganará 2,4 millones de habitantes, principalmente debido a la migración.

De acuerdo con la información del INE, el crecimiento será positivo pero irregular en su distribución geográfica. Así, el reto para nuestro sector y otros será anticiparse y, junto con el apoyo de la administración elaborar unas políticas, entre las que se encuentran las de desarrollo de personas, que contribuyan a compensar el efecto de una mayor competencia, y eso es lo que se va a convertir en un valor diferenciador en los próximos años.

¿Qué valores podemos incorporar si queremos hablar del entorno adecuado? Tendremos que fomentar la diversidad, ya que el mayor crecimiento será debido a fenómenos de migración. Políticas de conciliación e incorporación de la mujer en todos los niveles de la organización,  puesto que hay cada vez más mujeres con nivel de educación superior y estrategias de tecnificación y automatización, que pueden contribuir a hacer el trabajo más interesante,  estimulante y atrayente, a la vez que menos intensivo en personal.

Si hablamos de compromiso, podemos ver que es un ámbito en el que tanto las compañías como las personas pueden diferenciarse del resto, conduciendo a medio y largo plazo al éxito de unos frente a otros. Aquellas compañías entre cuyos valores se encuentre el compromiso, con sus colaboradores, clientes, proveedores, entorno cercano, etc., sin duda estarán mejor posicionadas para atraer y mantener sus activos más preciados: las personas.

Es por esto que cada vez más las compañías apuestan por certificaciones de todo tipo, entre las  que se incluyen las de responsabilidad social o familiar.

De igual forma, debe existir el compromiso de los colaboradores, la búsqueda de la excelencia en el trabajo debería ser la máxima que guiara a las personas en su carrera profesional. El compromiso no es más que cumplir con las responsabilidades, ya hablemos de personas u organizaciones. Así, las que sean más comprometidas tendrán mejores oportunidades que el resto.

La tercera variable de la que hemos hablado es la confianza. Podría decirse que en la base de todas las relaciones humanas está la confianza. Sin ella, no sería posible la sociedad ni todo lo que hemos construido. Qué difícil sería incorporarse a un equipo de trabajo si no existiera una expectativa en que todo va a ir tal y como se espera. Y esto es importante desde que comienza un proceso de selección hasta el último día de trabajo. Las personas quieren trabajar en aquellas compañías que confían en sus colaboradores, donde pueden desarrollarse profesionalmente y viceversa, y por otro lado las compañías necesitan personas en las que poder confiar para conseguir llevar a cabo sus objetivos.

Si conseguimos ser personas u organizaciones “de confianza”. seguro que habrá más posibilidades para ambas partes, pero es algo que se va construyendo poco a poco,  un proceso en el que se puede avanzar o retroceder en ciertos momentos, pero siempre merecerá la pena trabajar pensando a largo plazo.

Entonces, ¿hay o no hay profesionales formados, preparados o con experiencia? Creo que sí, pero igual que decía Isaac Asimov “La suerte favorece a la mente preparada”, creo que la suerte favorece a las personas y a las compañías preparadas para recibirlas, y es que casi todo es cuestión de trabajo y actitud.

En una ocasión, una persona de mucho éxito me comentó lo importante que era para el seleccionar personas que transmitieran energía o fuesen vitales, eso es lo que necesitaba para hacer crecer su compañía. Pensemos en lo que buscamos en nuestro día a día, cuando vamos de compras, o a algún servicio público, lo primero que valoramos es una buena atención.

Las compañías con mejor atención a las necesidades de sus colaboradores, clientes, proveedores o socios, en todos los ámbitos, serán las que estén mejor posicionadas para competir por un número limitado de profesionales. Y no importa el tamaño de la compañía, las hay tanto grandes como pequeñas que lo están haciendo muy bien, todo se basa en el compromiso y la confianza entre las partes.

Resumiendo, dificultades van a existir siempre, y serán distintas en función del momento de la compañía, de su localización, de la coyuntura social y económica, así como de la propia actividad de la misma, pero entonces ¿es verdad que no hay “Recursos Humanos”? En nuestro día a día no faltan personas motivadas, preparadas y capaces, que son la base de una gran organización que logra nuevos retos gracias a ellas. Simplemente debemos estar preparados para las oportunidades que se nos presentan y crear el escenario adecuado para fomentar esas oportunidades. Si somos una compañía labrando nuestra identidad y marca, haciendo lo que no hacen otros y creando redes de colaboración.

¿Y si somos un profesional del sector? La respuesta es la misma, labrando nuestra identidad y marca personal, haciendo lo que otros no hacen y participando en redes de todo tipo, profesionales, académicas, sectoriales… que son el punto de encuentro perfecto para lograr nuestros objetivos. 

Los departamentos de Recursos Humanos debemos coger todo lo bueno que se ha aprendido del marketing y aplicarlo, junto con el compromiso, para generar la confianza necesaria que nos haga ser mejores, tanto a profesionales como a las compañías.

Tú eliges la composición de la receta.

Fuentes:
http://www.educacionyfp.gob.es/dam/jcr:72960704-b303-4a10-aab2-aa5d50c7f5c3/resultados.pdf
https://www.ine.es/prensa/pp_2018_2068.pdf