La Eficiencia Emocional empieza por A, de arriba

Con el fin de ofrecerte un mejor servicio, PMFARMA utiliza cookies. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas.  Acepto
Home » Brain Bits » La Eficiencia Emocional empieza por...
Enviar a un amigo
Enero 2015
La Eficiencia Emocional empieza por A, de arriba

En los últimos tiempos estamos viendo como en medio de la interesante corriente del “back to the basics” en el management, se expanden rápidamente cursos, publicaciones, charlas y conferencias magistrales sobre conceptos de eficiencia emocional y energía emotiva para directivos y empresas. La base de la teoría radica en un subrayar el hecho de que una estrategia orientada a construir compañías emocionalmente equilibradas revierte de forma positiva en los resultados, y para ello se elaboran múltiples recomendaciones acerca de la necesidad de incluirlo en la lista de prioridades estratégicas de todo directivo y del cómo se lleva a la práctica.

 

Por Jordi Plaja, Managing Partner & Founder MICHealthcare.

Todo ello se presenta bien aderezado con acrónimos, fórmulas y acciones más o menos conseguidas, pero la verdad es que sí, si se aplica genuinamente funciona, os lo digo por experiencia. No hay nada más satisfactorio para un directivo que ver que ha sido capaz de crear un proyecto de éxito en el que todos aquellos que lo componen, o mayoritariamente todos, encuentran en el trabajo las condiciones para desarrollarse profesional y personalmente, e incluso ser felices en lo que hacen.

Un aviso, estos modelos se contagian rápidamente en la organización, pero  sólo tienen éxito si se impulsan de forma honesta, decidida y convencida por Arriba, por la Dirección General y los comités de Dirección en pleno de las compañías. Si son un poster más colgado en la pared de recepción o en la sala de juntas, orientado a las visitas, destinado a expiar algún malestar reciente, impulsado únicamente por RRHH o alguien bienintencionado, se convierten rápidamente en papel pintado.

Hay directivos que llevan en su ADN las condiciones para ponerlo en práctica de forma innata en cualquier entorno por hostil que sea, otros lo aprenden después de años de prueba-error, otros encuentran un sustrato de empresa que les lleva en esa dirección y los más afortunados, han tenido además un jefe que les ha acompañado durante este viaje. Si sois de estos grupos, enhorabuena. Si no os lo planteáis en vuestras prioridades, pasad de página.

Para aquellos que queréis asistir a algún curso, o que aún no sabéis por dónde empezar, cualquier proyecto de este tipo empieza por una reflexión, por un plan personal, y por ser fiel a una hoja de ruta como directivo. Aquí os paso una, por si os puede ayudar:

1. Tienes que ser accesible, predictible, transparente en tus reacciones, y marcar una línea clara de actuación pero sin perder la improvisación genial cuando haga falta. Basa tu predictibilidad en tus valores y haz que sean conocidos.

2. Piensa mientras subas la escalera del éxito en tu carrera profesional, que algún día la bajarás. Recuerda siempre que lo importante no es lo que haces (ahora haces o harás de directivo) si no quién eres. Quien eres es permanente y te sobrevivirá, lo que haces es pasajero y posiblemente con el tiempo se olvidará.

3. No te perpetúes innecesariamente. Da lo mejor de ti mismo hasta que ya no aportes valor - o no te haga feliz - y planifica tu salida ordenadamente.

4. Las personas siempre primero, todo empieza y acaba en las personas y la confianza en ellas es el todo. Aún así, todos te decepcionarán en algún momento, y tú también los decepcionarás, pero en ciertas ocasiones lo mejor es no hacer nada al respecto.

5. Crea las condiciones emocionales y profesionales donde todos puedan encontrar su espacio para crecer. Tú creas la Magia de una empresa a tu alrededor, tú tienes que ser esa Magia.

6. Comunica y haz entender la contribución de cada uno a los objetivos comunes. Da valor a su trabajo, especialmente a aquellos en los que el fruto de su trabajo no sea evidente.

7. Ficha lento, pero desde la emocionalidad, y despide rápido, pero desde la razón. Siempre habrá críticos, pero ni puedes ni debes en todo momento complacer a todos.

8. Procura siempre Innovar  y ser un facilitador allí donde no puedas ser un referente. No hace falta saberlo todo. Déjate ayudar.

9. Hagas lo que hagas, en la mayoría de ocasiones no podrás hacerlo solo. Conrea un equipo diverso y sólido, no de trabajadores sino de intraemprendedores, y trabaja para que se generen lazos de confianza y respeto. Dales una Visión de empresa transcendente por la que valga la pena trabajar duro.

10. Recuerda que al final esto es una empresa, con unos objetivos de negocio ambiciosos para poder seguir creando valor, pero que puede ser E4: Empresa Económica i Emocionalmente Eficiente.

La industria farmacéutica está inmersa en los primeros estadios de un cambio profundo, provocado por la crisis económica y nuevos valores emergentes, que sin duda nos llevarán a nuevos modelos de relación con la administración, los profesionales de la salud, los pacientes y sus familias, buscando también el retorno justo de nuestra actividad. En definitiva un modelo que exigirá una mayor Transparencia como empresas, y mayor sensibilidad por parte de los directivos, especialmente hacia sus trabajadores. No es difícil, a veces se empieza sólo con sonreir  y dar un genuino “buenos días” cada mañana.

Un comentario final, especialmente para aquellos que no estáis en posiciones aún de dirección de personas, os animo a que incorporéis conceptos de los modelos tipo E4 en vuestros planes de carrera, que luego lo fomentéis en vuestras empresas, o incluso en entrevistas de trabajo preguntéis por estos temas. Si la persona que os entrevista o a la que entrevistáis no entiende de qué le habláis…sonreid y explicádselo.

Si queréis hablar más del tema… jplaja@miconsulting.es

Comentarios

Gabriel Domínguez Domínguez hace 43 minutos
Delegado Comercial
Realmente me parece un planteamiento muy acertado. Va en concordancia con estudios recientes que basan, en la inteligencia emocional un nuevo modelo de actuación empresarial. De hecho, son muchas las voces intelectuales que creen que es este concepto, el que hará cambiar en muy poco tiempo las relaciones entre empresa y persona. Mis más sinceras felicitaciones por el articulo.
Escribe tu comentario
Debes estar unido a PMFARMA para participar. Únete o haz login