Bienvenidos a las paredes de cristal: Un modelo basado en la transparencia

Con el fin de ofrecerte un mejor servicio, PMFARMA utiliza cookies. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas.  Acepto
Celebramos 25 años
Enviar a un amigo
Mayo 2015
Bienvenidos a las paredes de cristal: Un modelo basado en la transparencia

Cada día vemos cómo el acceso a la información es más rápido y cualquier noticia en cualquier lugar del mundo está disponible al instante. Esta transparencia y acceso a la información que tenemos en nuestra vida personal se está trasladando al mundo profesional.

 

Por Héctor Recio. Managing Partner and Founder MICHealthcare.

Cualquier comunicación por parte de una compañía es analizada, estudiada y comentada por cualquier persona en cualquier parte del mundo. Y más vale que no genere polémica porque entonces tendrás una repercusión que quizá no querías conseguir. Quién no recuerda el fenómeno del ‘ves el vestido blanco o azul?’. En este caso diría que fue un gran acierto, pero ¿era predecible?

Con la evolución de la tecnología estamos actualizados en todo momento (always connected). Esta conectividad hace que debamos reflexionar y empezar a compartir la información de forma proactiva, para evitar que la información se obtenga por otros canales o medios y entonces dedicar el esfuerzo a justificar por qué no la compartimos en su momento.

Es por ello que las compañías cuidan cada vez más la comunicación hacia el exterior, hacia la imagen que proyectan. Pero creo que nos estamos olvidando de cómo nos comunicamos con nuestra propia organización, nuestros equipos.

No hay compañía que no hable de acceso al mercado, de la relación con la Administración, de los costes de la innovación o de la transparencia ‘obligada’ a la que se deberá adaptar el sector. Pero seguimos hablando de la transparencia hacia el exterior.

Un aspecto fundamental que ha fomentado la transparencia es la evolución tecnológica. La cantidad de información disponible debe ser procesada, entendida y compartida correctamente con la Organización. La tecnología nos brinda la oportunidad de acelerar esta transparencia. De proporcionar a nuestros equipos la información al instante (always on). De hecho, la tecnología en cierta medida, nos ‘obliga’ a compartir la información.

Pero la tecnología es un medio, no es un fin. En un momento en el que el concepto ‘Big Data’ tiene un espacio importante en todos los debates, hay que reflexionar en si estamos creando una compañía, departamento o equipo que comparte la información adecuada y de la manera adecuada para generar competitividad o si comparte información porque dispone de muchos datos.

Por ejemplo: compartir la información no es únicamente enviar el reporting de ventas o de actividad una vez al mes, o informar de la cobertura de objetivos de nuestros equipos. Ser transparente es compartir cuáles son los objetivos de venta, por qué se han fijado tales objetivos y cómo se han obtenido, además de proporcionar la información clave a lo largo de la Organización para enfocarla hacia el mismo objetivo.

Hay que incorporar información de mercado, de la competencia, de procesos de simulación del impacto de la innovación a nivel nacional, regional o local y otras fuentes de información para generar una única visión de la realidad (single vision of the truth), que nos permita potenciar a nuestros equipos y nuestro mensaje tanto interna como externamente.

No deberíamos centrarnos en analizar el número de visitas o el número de actividades que generen nuestros equipos, sino en proporcionarles la información y la formación adecuada para que interpreten y decidan en un entorno cada vez más dinámico, global y conectado.

Podemos compartir información entre nuestros equipos o con agentes externos a través de la tecnología, que nos ha proporcionado una movilidad inimaginable en un cortísimo periodo de tiempo.

La transparencia interna se traslada al exterior. No únicamente porque se decida compartir información con la Administración, la Oficina de Farmacia o los Médicos target de nuestros productos a través de nuestros equipos, sino porque los equipos, las personas y sus motivaciones han cambiado. Saber por qué y para qué trabajamos es un elemento motivador que ahora entra en juego. Saber cuál es la dirección de la compañía de la que formamos parte, cómo contribuimos con nuestro trabajo y esfuerzo a conseguir los objetivos marcados o si mis decisiones impactan en mejorar el resultado son palancas que atraen al talento.

Y éste es uno de los puntos o sino el punto más importante de cualquier Organización. Estamos obligados a tener equipos con talento. Cada vez es más importante contar con personas que tomen decisiones, y nuestra obligación es la de proporcionales la información de manera transparente y coherente.

Formar parte de un proyecto, el contribuir con el esfuerzo y sacrificio a un objetivo compartido con la compañía son elementos diferenciales que hacen decantar al talento hacia un proyecto u otro. Contar con una única visión de la estrategia de la compañía que se traslada de dentro a fuera, un equipo de personas con el talento y con el compromiso de formar parte de un proyecto y de la tecnología adecuada, nos permite hacer realidad la estrategia.

La industria ha consumido y sigue consumiendo recursos en implementar proyectos para alcanzar la transparencia, pero este objetivo se logrará cuando hayamos sido capaces de consolidar la transparencia interna.

Nos encontramos ante un nuevo modelo en el que la tecnología ha hecho que las paredes de las compañías sean de cristal. Traslademos esta transparencia al interior.

Y tú, de 0 a 10, cómo puntuarías a tu compañía en transparencia?

Escribe tu comentario
Debes estar unido a PMFARMA para participar. Únete o haz login