Reduciendo distancias entre médicos y pacientes: la gestión remota de pacientes (GRP)

Con el fin de ofrecerte un mejor servicio, PMFARMA utiliza cookies. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas.  Acepto
Celebramos 25 años
Enviar a un amigo
Noviembre 2013
Reduciendo distancias entre médicos y pacientes: la gestión remota de pacientes (GRP)

La paradoja está servida desde buen inicio. ¿Puede algo tan humano como la atención médica, que ha establecido siempre una relación próxima en lo físico con el paciente, mejorar el concepto de calidad de atención cuando se habla de interponer tecnología y separar los espacios? Según se desprende de un estudio elaborado conjuntamente por IESE y Telefónica, se puede. Venciendo algunas reticencias y apostando por la información y la formación, el estudio demuestra que el cuidado de los pacientes puede hallar una nueva forma de cercanía en la telemedicina.

* Por Juan Miguel Martínez

“Gestión Remota de Pacientes: Un estudio sobre las percepciones de pacientes y profesionales” es el primer estudio sobre telemedicina y GRP que se ha realizado en nuestro país, con el objetivo de conocer las opiniones y voluntades de una muestra significativa de implicados; cerca de 1.800 personas, entre pacientes con enfermedades crónicas y profesionales médicos.
El GRP no es nada nuevo, sin embargo, suena aún algo lejano, un método que incorporan con más ventaja otros países como Estados Unidos y Reino Unido y que en España, según los entrevistados, solo utilizan entre un 3 y un 11% de los especialistas, y un 7% de los pacientes. Una realidad que colisiona con los porcentajes de la predisposición a su uso: 80% y 70%, respectivamente.

Entonces, los datos arrojan una segunda paradoja: mientras existe una opinión favorable a integrar la herramienta telemática en el sistema sanitario, poca cosa parece que se está moviendo en el sector. Y la razón para esta disociación la encontramos, principalmente, en la falta de información. Durante el estudio, casi la mitad de los pacientes admitió desconocer por completo el término GRP y la mayoría de los profesionales médicos, aun estando familiarizados con el concepto, tuvieron problemas para describirlo con exactitud, así como para explicar su procedimiento. Un porcentaje que resultó más elevado en el sector de la medicina privada.

Para salir de dudas y a efectos del mencionado estudio, se define la Gestión Remota de Pacientes como el uso de un teléfono móvil o una tableta conectados a la red móvil para permitir a las personas con enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, problemas cardíacos o respiratorios, controlar su estado desde su propia casa y compartir los resultados en tiempo real con su médico.

Aclarado el concepto, existe unanimidad en torno a los beneficios potenciales del GRP. Ambos, médicos y enfermos crónicos, confluyen en que mejoraría la calidad de la asistencia sanitaria (nueve de cada diez profesionales así lo consideran), ayudaría a la detección precoz de los cambios en las afecciones, e incentivaría la proactividad de los pacientes en el cuidado de su propia salud. Asimismo, mencionan la reducción de las visitas rutinarias al hospital, una consecuencia favorable para eludir aglomeraciones en los centros sanitarios y desplazamientos (los pacientes tienen en cuenta aquí, el ahorro de tiempo que esto les supone). 

Como obstáculos argumentan sin embargo, la pérdida de contacto personal (primera barrera esgrimida por los pacientes), así como la falta de formación y acceso tecnológicos por parte de los enfermos (primer impedimento referido por los profesionales). Otras dificultades se relacionan con los costes y la ordenanza laboral: a los pacientes les preocupa que la teleasistencia pueda imponerse como medida de reducción presupuestaria y a los médicos, que afecte el actual sistema de contratación. La privacidad es otra cuestión que ambos grupos tienen en cuenta.

Vivimos en un mundo en continua expansión, donde el aumento de la esperanza de vida acarrea consigo un incremento de las enfermedades crónicas, por lo que la demanda de atención médica no solo crece sino que se exige de forma ininterrumpida. Garantizar el sistema sanitario en este contexto (en el que debemos tener en cuenta además, la crisis económica que fustiga gravemente al sector) solo se puede conseguir por medio de una reducción de los costes y una gestión eficiente de los recursos. Que la asistencia sanitaria sea el área de crecimiento más rápido y destacado de las aplicaciones de los dispositivos móviles, nos sugiere algunas pistas de por dónde encarrilar el asunto.

El GRP permite disminuir el gasto en salud sin mermar la calidad de la atención. Además, solicita al enfermo asumir un papel más activo en la detección de posibles cambios en su estado que podrá comprobar a tiempo real con su médico.

Videoconferencias que en ningún caso sustituyen las visitas físicas, sino que las complementan. Una nueva forma de prevención y cuidado autogestionados que conlleva innumerables beneficios para los tres: pacientes, profesionales y sistema sanitario.

Los inconvenientes mencionados por los propios implicados se pueden solventar con procurar información clara y relevante a ambos, enfermos y facultativos, siendo estos últimos, como fiables prescriptores, los encargados de generar confianza en sus pacientes en el uso de la nueva herramienta. El 70% de los pacientes crónicos ha afirmado estar dispuesto a probar el GRP, pero con garantías que la nueva herramienta no debilitará la eficacia del tratamiento ni la relación personal con su médico. La divulgación de casos exitosos de aplicación del método, también fomentaría su práctica.

Con todo, es esencial ser conscientes que es necesario y urgente adaptar/ cambiar el modelo de provisión de salud para hacerlo competente en los próximos tiempos, y que la Gestión Remota de Pacientes o telemedicina puede resultar un instrumento muy útil para este fin. Si la sostenibilidad y la ubicuidad son dos constantes imperativas de una sociedad contemporánea expansiva e hiperconectada como la nuestra, parece lógico que la nueva medicina busque y encuentre soluciones innovadoras que permitan una administración de los recursos más ecológica y eficiente, capaz de romper las barreras físicas de tiempo y espacio.

Dicho de otro modo: debemos empezar a estar preparados para procurar soluciones inmediatas en cualquier lugar.

Metodología
Para la elaboración del estudio se realizó una encuesta online a 758 profesionales de la salud (médicos de cabecera, especialistas y enfermeros) y a 1006 pacientes con enfermedades crónicas (hipertensión, diabetes, cardiopatías y enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC) de toda España entre mayo y junio de 2013 y preparada por expertos de Telefónica Digital, el IESE-CRHIM y Populus. Además se realizaron dos grupos focales con pacientes con menos formación tecnológica que aquéllos que participaron en la encuesta y en los que los pacientes tuvieron la oportunidad de expresar su opinión libremente, sin estar sujetos al cuestionario cerrado que planteaba la encuesta online. El estudio está disponible para su consulta y descarga en los sitios web de Telefónica Digital (http://blog.digital.telefonica.com/es/?press-release=telemedicina-estudio-es) y el IESE (http://www.iese.edu/en/faculty-research/research-centers/crhim/).

Escribe tu comentario
Debes estar unido a PMFARMA para participar. Únete o haz login