Nutricia presenta The Chef’s Council, un proyecto para mejorar la calidad de vida de las personas con disfagia

PMFarma utiliza cookies propias y de terceros para recopilar informacion con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo impedir que sean instaladas.   Configurar
Ver por categoría:
Enviar a un amigo | Imprimir en PDF
 
07 Oct. 2019
Nutricia presenta The Chef’s Council, un proyecto para mejorar la calidad de vida de las personas con disfagia

Se trata de una iniciativa multidisciplinar donde un equipo de expertos trabaja en coordinación para lograr que las personas con disfagia puedan comer e hidratarse de una manera más placentera.

La disfagia afecta a 1 de cada 4 personas de la población general de más de 70 años.

Coincidiendo con la celebración del IX congreso de la Sociedad Europea de Desórdenes de Deglución (ESSD), Nutricia Advanced Medical Nutrition ha participado con un simposio sobre disfagia en el que ha anunciado la puesta en marcha del proyecto The Chef’s Council, desarrollado junto con la Fundación Alícia, el Hospital de Mataró y la ESSD. Se trata de una iniciativa multidisciplinar donde un equipo de expertos trabaja en coordinación para lograr que las personas con disfagia puedan comer e hidratarse de una manera más placentera, contribuyendo así a mejorar su calidad de vida.

La disfagia orofaríngea es un síntoma común de muchas enfermedades que se caracteriza por conllevar dificultades para trasladar de manera segura el bolo alimenticio desde la boca hasta el esófago. Esta patología puede poner en riesgo a la persona que la padece, ya que si no se ponen medidas para facilitar una deglución segura se pueden producir consecuencias graves para su salud. Las principales complicaciones son la desnutrición, la deshidratación, complicaciones respiratorias y neumonía por aspiraciónii.

La prevalencia de la disfagia es elevada, afectando a 1 de cada 4 personas de más de 70 años de la comunidad general, hasta a la mitad de los ancianos hospitalizados y a 2/3 de los que se encuentran en centros sociosanitarios o residencias geriátricas. Además, está relacionada con la aparición de otras patologías. Dos sociedades europeas, la ESSD y la de Geriatría han reconocido la disfagia como un síndrome geriátrico, ya que es una condición clínica altamente prevalente durante la vejez. Se trata de una patología multifactorial, asociada con múltiples comorbilidades y causante de multitud de complicaciones nutricionales y respiratorias. En su tratamiento se debe tener en cuenta un enfoque multidimensional.

La disfagia orofaríngea (DO) se desarrolla de manera significativa en tres grupos principales de pacientes: personas ancianas (con una incidencia entre el 15-40% ), pacientes con enfermedades neurológicas y neurodegenerativas (la incidencia varía en función de la patología y la gravedad de la misma) y aquellos con enfermedades de cabeza y cuello (entre el 44-50% presentan DO como un síntoma de su trastorno o después de la quimioterapia ).

El impacto de la disfagia en la desnutrición
La desnutrición y la disfagia suelen ir de la mano con una prevalencia común que oscila entre el 3% y 29% . Un estudio determinó que los pacientes mayores dados de alta de hospitales generales con disfagia y desnutrición presentaron una tasa de mortalidad del 65% al año de seguimiento . Recientes estudios han demostrado que el 100% de los ancianos con disfagia crónica presentan una importante reducción del componente hídrico del cuerpo y, por tanto, tienen más posibilidades de sufrir deshidratación.  

Precisamente, los facultativos señalan que las principales complicaciones de la disfagia son la desnutrición y la deshidratación. En concreto, la mitad de los pacientes con DO tienen riesgo de desnutrición y la mayoría sufren deshidratación.

Es importante asegurar un buen tratamiento nutricional en los pacientes con disfagia, entre ellos, una dieta personalizada con texturas concretas y un aporte calórico, proteico e hídrico adecuado. Esto se consigue mediante la triple adaptación de la dieta: a) adaptación de la textura de los sólidos y de la viscosidad de lo líquidos; b) adaptación del contenido calórico y proteico; y c) palatabilidad, gusto y sabor para proporcionar calidad de vida”, explica el Dr. Pere Clavé, jefe de la Unidad de Exploraciones Funcionales Digestivas y Director Científico del Hospital de Mataró. “El uso de espesantes y suplementos con la adecuada viscosidad para pacientes con disfagia contribuyen a disminuir el riesgo de broncoaspiración y garantiza una deglución segura”, añade.


http://www.nutricia.es
http://www.souvenaid.es
http://www.alergiaalalechedevaca.com
http://www.disfagia-nutricion.es
http://www.ictus-nutricion.es
http://www.sonda-nutricion.es

Digestivo y Metabolismo