Visión y Valores en las compañías farmacéuticas

Talento y Liderazgo Talento y Liderazgo
Enviar a un amigo
Octubre 2022
Visión y Valores en las compañías farmacéuticas

Este texto que hoy leéis, es fruto de la reflexión y de las vivencias adquiridas a lo largo de más de veinte años, trabajando en diferentes compañías de este apasionante mundo de la Salud.

Por Cristina Bando, Strategy Consultant. Ex-General Manger GW Pharmaceuticals Spain.

Durante todo este tiempo, he convivido con personas que han destacado por ser grandes profesionales del sector farmacéutico y que han demostrado su valía por sus conocimientos y experiencia en diferentes departamentos. Otros sin embargo, sin tener los  mismos conocimientos y experiencia que los anteriores, han destacado en el sector complementando su background con su factor humano.

Este recorrido me lleva a la conclusión de que: “Las compañías las hacemos las personas aportando nuestros valores”.
No descubro nada nuevo, pero espero que os lleve a pensar sobre dónde nos encontramos y cómo podemos seguir avanzando en el vínculo humano y profesional de las personas que las integran.

En cualquier presentación corporativa del sector farmacéutico, la misión, la visión y los valores son similares. Los términos que se utilizan son muy parecidos: integridad, pasión, coraje, innovación, excelencia, colaboración, orientación al paciente, respeto, transparencia, responsabilidad…..

Dichos términos son comunes en los planes de cualquier compañía, pero son pocos los que llegan a cumplir el objetivo si no existe un complemento humano en los mismos.

Los pacientes son nuestra razón de ser y a diferencia de otros sectores, en el ámbito de la salud el trato humano se hace imprescindible.

El factor común deberían ser las personas que la constituyen y que con sus acciones en el día a día, lo reflejen, tanto dentro como fuera. Lo importante es saber si realmente esos valores se aplican o son solo teoría de la visión corporativa.

Profundicemos hablando de “VISIÓN y VALORES”.

La visión de una compañía, son los objetivos que se proyectan alcanzar en los plazos establecidos, es decir, el punto o lugar a donde se quiere llegar y como conseguirlo. En dichos objetivos, hay que tener en cuenta no solo la visión objetiva de la compañía, sino también la visión subjetiva de las personas que van a participar en los planes aportando sus conocimientos y sus diferentes cualidades personales.

Un punto prioritario es que los objetivos tienen que ser alcanzables y realistas, para poder definir, organizar y asignar los recursos adecuados que permitan conseguir los resultados esperados.

Una visión clara del futuro de la organización, fomenta la implicación de todas las personas que participan, desde la dirección  hasta los demás integrantes, para que puedan aportar lo mejor de ellos mismos, contribuyendo por tanto al éxito final.

La visión debe mantenerse viva en el tiempo y es susceptible de ir adaptándose a cada momento según las circunstancias.

Para definir la visión, las compañías se preguntan: ¿cómo espero que sea mi empresa en el futuro?, ¿cuáles son los objetivos que queremos alcanzar?, ¿cuáles son los valores y actitudes necesarias para conseguirlo?....

Una vez definida la “Visión” hablaremos de los “Valores”.

Los valores son los fundamentos éticos en los que se basan las compañías. Estos fundamentos establecen las pautas a seguir en el trabajo diario de cada una de las personas que las forman.

La ética profesional, debería ser uno de los valores básicos de cualquier compañía. Las personas que no cumplen con dichos valores, pueden perjudicar notablemente la imagen y el éxito de la misma.

Dichos valores, deben de ser el alma de la compañía y se deben reflejar en la forma de actuar de los equipos.

Las personas que se sienten parte de ella y que entienden sus valores, alcanzan los objetivos fijados de forma satisfactoria.

Solo seremos líderes, si conseguimos tener en nuestros equipos no solo a los mejores profesionales, sino también a las mejores personas.

Para ello necesitamos retener a aquellos talentos que ya tenemos y que a veces no sabemos reconocer. No siempre hay que buscar fuera. 

Cuando nos planteamos los valores, algunas de las preguntas que nos hacemos son: ¿qué imagen queremos proyectar?, ¿qué mensajes queremos transmitir? …

Los valores corporativos son la tarjeta de presentación de una compañía. Respetarlos es esencial para reforzar la imagen de la misma. Como parte de la estrategia a seguir, la identidad corporativa es fundamental para definir qué mensajes queremos hacer llegar a nuestros clientes.

Por tanto, debemos plantearnos si todas las personas entienden cómo actuar de acuerdo a los valores establecidos. Una vez iniciada la marcha, las compañías no siempre se detienen para analizar, si realmente dichos valores se están implementando como estaba previsto y quizás deberíamos revisar si existe alguna desviación para poder corregirla. El acompañamiento a las personas fortalece los valores.

Si los valores no están bien afianzados en las personas, la compañía tendrá una imagen pública confusa y poco creíble y en consecuencia los clientes no sabrán qué tipo de conductas se pueden esperar de la misma.

Cada persona refleja una imagen de la compañía y de cómo se encuentra en la organización. En cada una de nuestras interacciones internas y externas, dejamos una impresión que se asocia a la compañía. Debemos ser muy cuidadosos con cada uno de nuestros impactos. No debemos de olvidar, que la fidelización del cliente es la clave del éxito y habrá que asegurarse si la fidelidad es por la compañía o por la persona.

Cada vez más, las organizaciones realizan actividades para consolidar estos valores y se potencian las iniciativas de reconocimiento y compensación a las personas que cumplen con sus valores. Estas son iniciativas internas y quizás deberían también estar complementadas con la opinión de los clientes, consultándoles periódicamente para saber si están en línea con dichos valores.

Como cierre final, pongo el punto en la competitividad, que forma parte de las reglas del juego. Si queremos que nuestra compañía brille más que otras, tenemos que poner todos los medios para destacar entre las demás. Hay que ser ingeniosos y encontrar valores que nos diferencien del resto. Dichos valores serán el baluarte de la compañía y el cliente siempre los asociará con nosotros y además atraerán a nuevas personas que querrán formar parte de nuestro proyecto. Estos valores afianzarán también, a las personas que forman parte de la compañía. 


Más sobre Talento-EPHOS


Talento-EPHOS es la escuela de negocios líder del sector farmacéutico y sanitario. Nuestra misión...

Saber más

Servicios:

Formación industria farmacéuticaMbaMáster industriaLiderazgo
talento-liderazgo
Talento-EPHOS

Talento-EPHOS es la escuela de negocios líder del sector farmacéutico y sanitario. Nuestra misión es apoyar a los profesionales y a las compañías del sector para que puedan afrontar con una mayor preparación los retos futuros. La excelencia de nuestra formación está fundamentada en dos pilares principales: * El elevado nivel de nuestro profesorado * Nuestra filosofía de enseñanza, que va más allá del conocimiento y capacita a nuestros alumnos para desarrollar su propia visión. En definitiva, formamos y desarrollamos a los futuros líderes del sector.

Servicios: