Entrevista a Luis de Palacio, Presidente de FEFE

imagen autor
Redacción.

Entrevista a Luis de Palacio, Presidente de FEFE

27/7/2020
3475
“Quiero pensar que en el futuro veremos a los farmacéuticos en las farmacias haciendo lo que ya hacen nuestros colegas de otros países, vacunando, indicando en síntomas menores, integrando funciones con la primaria, siguiendo pacientes crónicos, y demás”.

“En FEFE nos preocupa especialmente un horizonte de impagos de las administraciones a las farmacias”
 

La primera pregunta es obligada: ¿Cómo está viviendo a nivel personal las medidas de confinamiento por el coronavirus?
Con muchos sentimientos encontrados. Es cierto que hay muchas medidas sobre cautela social y especialmente sobre higiene con las que estoy de acuerdo, aunque algunas como el uso de mascarillas, hayan supuesto un sinsentido de posicionamientos contrarios al uso primero y de necesidad después. La medida más dura, la del confinamiento domiciliario, considero que se ha llevado de forma excesiva durante un periodo muy superior en varias veces al ciclo de contagio del coronavirus, y la situación va a causar estragos socioeconómicos muy graves en nuestro país. 

Las Farmacias no han cerrado en ningún momento de toda esta pandemia, ¿cómo están viviendo toda esta situación?
Con mucho estoicismo. Hemos sido de los colectivos más expuestos a la enfermedad, y los únicos sanitarios constantemente olvidados por el gobierno. No solo por negarnos el mismo acceso a EPIs que el resto de sanitarios. Es que a día de hoy todavía no se ha incorporado los fallecimientos de los farmacéuticos y técnicos a las estadísticas de personal sanitario fallecido por coronavirus del Instituto Carlos III.

Se han articulado soluciones de urgencia aprovechando nuestra infraestructura y disponibilidad  en muy pocos territorios, y con muy poca valoración por las administraciones. Los farmacéuticos lamentamos que el asunto principal con el que se nos relaciona durante la pandemia ha sido con el asunto de las mascarillas y los geles, y las informaciones de especulación e intervenciones producidas con estos productos. Nos hubiera gustado ser recordados en los telediarios porque hicimos de todo para que la gente estuviera protegida, y bien medicada.

Una encuesta de GAD3 concluye que la imagen de los farmacéuticos sale reforzada ante los ciudadanos, lo cual supone un consuelo para los sinsabores que hemos vivido.

Más allá de todas las medidas sanitarias presentadas, ¿han dado algunas recomendaciones/formaciones a los profesionales para su día a día?
Desde la empresarial hemos hecho un esfuerzo importante por dilucidar e informar a los asociados las distintas normas que se han ido publicando día a día en el BOE. A nosotros nos afecta también muchísimo todo lo ocurrido con la regulación inicial de los ERTES, la fuerza mayor, las modificaciones posteriores, la normativa de higiene y seguridad en el trabajo, tanto, que ha sido un sinvivir. A esto hay que añadirle el asunto de regulación de precios, el de garantizar primero la certificación de mascarillas, luego ya no porque el BOE admite certificaciones no europeas, en fin, las dudas a resolver son muchísimas porque la inseguridad jurídica derivada de esta situación es muy grave también.

¿Qué echa en falta por parte de la Administración ante esta situación en las oficinas de farmacia?
Muchas cosas. Todas se resumen en que no se contempla nuestra infraestructura como parte de la atención primaria que puede ser determinante para afrontar eso que llaman nueva normalidad. Se desaprovecha un capital humano valiosísimo y una red de farmacias que está deseosa de poder ampliar su utilidad de cara a los usuarios de la sanidad. Cuando la administración habla de domiciliario, no piensa en la oficina de farmacia que es la que mejor resuelve la última milla. Cuando se trata de primaria, ni contemplan que desde las farmacias se pueda ayudar a coordinar  las consultas, hacer cribados, o dispensar y seguir los medicamentos  que hoy reservan para entregar en hospitales pero que son de administración en el domicilio.

¿Cuáles son los retos actuales de la farmacia y cómo ve su futuro post-Covid19?
Creo que si el mundo va a digitalizar las profesiones mucho más, si la gente trabajará en sus domicilios, y va a haber períodos de distanciamiento social en el futuro, la farmacia tiene que saber reformarse hacia centros sanitarios de proximidad donde haya un desarrollo profesional moderno, y posiblemente una coincidencia con otros profesionales sanitarios. Si se implanta una telemedicina, que incluye consulta diagnóstico y prescripción, todo a distancia, la telemedicina no admitiría discusión. No se puede dar la mayor y negar la menor. Por eso debemos indagar soluciones colaborativas y tecnológicas, que permitan optimizar los costes logísticos para dispensar mejor, más rápido, más cómodo.

Y el principal reto tangible, es lograr una desburocratización de la farmacia. Como ejemplos: eliminar el recorte del cupón precinto, o simplificar digitalmente la llevanza de libros farmacéuticos y las declaraciones obligatorias. Implementar la dispensación electrónica con la certificación de la facturación de la receta y con el de cobro de la misma en el mismo proceso. Se acortarían los plazos para cobrar y aseguraría que lo dispensado dentro del sistema, si se permitió, no admite revisión para su pago.

En FEFE preocupa especialmente un horizonte de impagos de las administraciones a las farmacias. Espero que después de haber sido de los sanitarios que dieron la batalla, luego se tenga el detalle de pagar nuestro sacrificio y no dejarnos en la cuneta. Nosotros ya estamos estudiando escenarios y planes por si acaso, y creo que no debemos tolerar un solo impago en ninguna parte del territorio español.

En los últimos años, plataformas online han proliferado con ventas de productos de parafarmacia. ¿Supone ello una competencia dura para la farmacia o una oportunidad para su propio crecimiento?
Nuestra competencia nos lleva mucha ventaja en el ámbito de la parafarmacia (a mí me gusta decir higiene y bienestar, porque parafarmacia es a nosotros lo que los paramilitares al ejército, etimológicamente). El caso es que el resto compite con armamento pesado tanto en establecimientos como en online, usando todo tipo de marketing y publicidad, mientras que nosotros competimos con el tirachinas del boca a boca como única arma. Tenemos nuestra publicidad restringida y estamos atomizados. Nuestro negocio hoy es fundamentalmente físico,  y apenas crece en comparación con el digital, que se multiplica todos los años desde hace diez. Evidentemente, en algún momento tendremos que dar pasos muy largos y muy rápidos.
El rol del farmacéutico ha ido cambiando a lo largo de los años, siendo hoy una figura muy importante como prescriptor.

¿Hacia dónde tiende el día a día del farmacéutico? ¿Cómo ve usted su rol de futuro?
Efectivamente nuestro consejo tiene mucho peso, porque la figura del farmacéutico tiene ea autoridad en materia medicinal. Esa función se mantiene bastante inalterada desde nuestros orígenes, que somos casi la primera profesión sanitaria de la humanidad. Quiero pensar que en el futuro veremos a los farmacéuticos en las farmacias haciendo lo que ya hacen nuestros colegas de otros países, vacunando, indicando en síntomas menores, integrando funciones con la primaria, siguiendo pacientes crónicos, y demás.

Una parte del trabajo diario de un farmacéutico es recibir y hablar con los delegados comerciales de los laboratorios para analizar sus propuestas/productos. ¿Cómo ve esa relación entre ambos en el futuro? ¿Se perderá la visita presencial?
Probablemente cambiará, y tendremos una visita más parecida a la que tienen los médicos, donde recibamos fundamentalmente formación. Si esa visita ahora va a ser por plataformas de videoconferencia, pues es probable que una parte sí que sea así, porque limita la improvisación de las visitas. Pero se mantendrá seguramente la visita presencial, porque sigue siendo de provecho.

El apartado de gestión de negocio, selección de surtido, negociación de condiciones, tiene hoy por hoy un recorrido limitado. Normalmente se agota cuando se compromete el volumen, que se traduce en la famosa presión de stock. Es muy difícil, son pocos los proveedores, que permiten devoluciones de stock residuales, o que permiten pedidos en depósito a regularizar con unidades vendidas, o que nos hagan rappel crecientes en función de las ventas, y no por el tamaño de pedidos. La mayoría de casos donde lo he visto ha sido en grandes farmacias o en grupos de farmacias, familiares normalmente, cuya gestión toma decisiones para todos de forma centralizada. Ahí las relaciones con los laboratorios normalmente escalan jerarquía en la negociación, y se programa luego el acuerdo en las agendas de los delegados.

Si desea añadir algo más….
Como miembros de CEOE, como autónomos cuya actividad es 100% nacional, nos preocupa el consumo interno, y la situación en la que va a quedar España como sociedad. Se va a destruir muchísimo empleo y tejido empresarial, y las decisiones políticas no generan ningún clima de confianza. Vemos bandazos en casi todos los ámbitos del gobierno y casi todos los días, y asistimos a una polarización de los sentimientos, que nublan el sentido común a la hora de generar y debatir las propuestas.

La salida a través de un estado más grande, que estataliza planifica la economía, cuando ese estado tiene una deuda exterior superior al 100% y creciente a doble dígito, es una locura. Porque conduce a la bancarrota que ahora vemos en Argentina, y de ahí, al sufrimiento de la población que hay en Venezuela.

Será necesario reorganizar el estado para hacerlo más ligero. Los ahorros en su estructura también nos hacen  más competitivos, y no necesariamente supone un recorte social. Hemos visto ahorros en servicios, pero no en la organización política, es decir, reduciendo número de ministerios, de consejerías, de altos cargos, de empresas estatales. Y será necesario contar con los empresarios para generar riqueza sin endeudar tanto al país. Ellos son los generadores de empleo, los que corren con riesgos, y la propuesta es estimular al emprendedor, y no estigmatizar o castigar con tributos específicos.

Articulos relacionados:

Logo
Judit Sánchez. Farmacéutica y responsable de estrategia de formación. Fedefarma.
Salud bucal, una categoría diferenciadora

La categoría bucal en la farmacia es una categoría curiosa. Muchas veces es la categoría que, con menos esfuerzo e inversión de tiempo y gestión por parte del farmacéutico, más rinde.

Nov. 2022