Salud digital: un reto para el presente

PMFarma utiliza cookies propias y de terceros para recopilar informacion con la finalidad de mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas. Tienes la posibilidad de configurar tu navegador pudiendo impedir que sean instaladas.   Configurar
Enviar a un amigo
Junio 2019
Salud digital: un reto para el presente

La creciente implantación de las tecnologías digitales en el sector sanitario está cambiando la forma en la que se conciben y enfocan la totalidad de los procesos. Ésto se verá irremediablemente reflejado en la salud de la población, que mejorará gracias a estas nuevas posibilidades para gestionar información y colaboración. Sin embargo, todas estas posibilidades no podrán aprovecharse correctamente sin una adecuada formación, como la que podemos encontrar en el Programa Superior Online de Healthcare Digital Marketing de ICEMD.

Por Miguel Ángel Máñez Ortiz. Director de Gestión en el Servicio Madrileño de Salud y Profesor de ICEMD.

Las estrategias de marketing digital y los contenidos elaborados ad hoc para el ámbito de la salud deberían ser ya habituales, puesto que uno de los usos más frecuentes de internet y las redes sociales se centra en la búsqueda de información acerca de salud.

Si buscamos ejemplos, podemos encontrar diferentes comunidades: la recurrencia del tema de la salud en Whatsapp, o la multitud de contenidos sobre el tema que encontramos en Facebook, Twitter o webs especializadas (No siempre con un rigor absoluto) llegan cada vez más a nuestras pantallas. La salud digital llegó hace unos años, tiene su espacio en el sector sanitario y este cada vez es mayor.

Parafraseando la primera tesis del Manifiesto Cluetrain, “la salud son conversaciones”. Los espacios donde se producen los intercambios de conocimiento y opiniones tienen una influencia muy notable sobre la salud: Lo mismo ocurre si éstos son virtuales. Aquí, se exteriorizan la duda, el dolor y el miedo, además de prescripciones médicas, opiniones sobre centros sanitarios o efectos secundarios de medicamentos.

Pero, pongámonos a analizar: ¿Porqué los pacientes hacen uso de redes sociales y foros? Una de las principales motivaciones es el apoyo emocional. Personas con los mismos problemas, cuidadores de personas dependientes, ex-pacientes que ya ha superado la enfermedad o incluso profesionales con el ánimo de compartir información.

La evidencia es clara: los estudios y los propios contenidos que podemos ver en comunidades virtuales nos llevan a una conclusión: Estas redes informales de apoyo posibilitan el intercambio de información y emociones, con dos consecuencias principales:

- Generan una sensación de normalidad, ante la evidencia de la existencia experiencias similares, reduciendo así la angustia de sentirse único en la enfermedad.

- Hacen que el participante se forme la impresión de ayuda a la comunidad, al estar compartiendo información sobre el proceso.

La salud digital y sus principales retos H2
La libre difusión de los contenidos y la facilidad para la generación de conocimiento son, sin duda, características esenciales de la web 2.0.

No obstante, pueden convertirse en un arma de doble filo: el rigor de los contenidos puede verse afectado, lo cual supone un riesgo, y más teniendo en cuenta su influencia en la salud de la población.

Sin embargo, contamos con herramientas para asegurar el rigor, como los sellos de calidad. Así, la clave para que el paciente tenga acceso a fuentes fiables de información se encuentra en la prescripción de links por parte del profesional sanitario y en la creación de espacios web con información por parte de los centros sanitarios o de los propios profesionales.

Redes sociales como palanca para el alcance H2
Todo ello sin olvidar, tampoco, la importancia de adaptarse a las redes más utilizadas por los ciudadanos: Cada vez hay más proyectos de salud basados en redes como Instagram, Pinterest o, por supuesto, YouTube.

El contenido audiovisual representa un arma cada vez más poderosa, y su influencia es cada vez más evidente, sobre todo en campos como la nutrición o la promoción del ejercicio físico. Existe una disciplina llamada marketing social dentro del Healthcare Marketing que se centra en el cambio de los hábitos del público para orientarlos a una mejora de su estado de salud y las herramientas digitales pueden ayudar mucho a lograrlo.

Pero no todo son ventajas: La rapidez de algunas redes impide fijar ciertos mensajes: nos centramos más en la forma que en el fondo y existe un exceso de información, la famosa infoxicación, que no ayuda a encontrar el contenido más fiable.

La influencia de la salud digital está generando un nuevo modelo de organización capaz de adaptarse al entorno, más horizontal y siempre en constante evolución. El paciente aprende cada día y se adapta a lo que va surgiendo, por ello, las organizaciones relacionadas con la salud deben estar a su nivel. Quedarse atrás no tiene sentido y puede llegar a ser, incluso, perjudicial.

Para seguir aprendiendo sobre la salud digital y las oportunidades que abre, fórmate con el Programa Superior en Healthcare Digital Marketing de ICEMD. Toda la información e inscripciones, aquí.

Escribe tu comentario
Debes estar unido a PMFARMA para participar. Únete o haz login